31 oct. 2007

Noche de Samaín



Esta historia la acabo de leer en el foro de Mundorecetas, y me ha gustado mucho, yo no lo sabía ¿y vosotros?


Durante la noche del 31 de octubre los druidas (la casta sacerdotal de los celtas) recogían las bayas del muérdago de los troncos de encinas y robles, con una hoz de oro. ¿Y por qué una hoz de oro? Muy sencillo. Los celtas consideraban a este metal como un metal puro, y era por tanto el único que se podía utilizar para estos quehaceres. Una vez subidos al tronco de un roble o encina, los druidas cortaban baya por baya de muérdago mientras recitaba unos mantras, que seguramente eran para atribuir más poder al muérdago.

Por desgracia, los druidas no dejaron restos escritos pues así, como dijo Julio César "evitaban que su sistema de adiestramiento cayese en manos del vulgo y, segundo, que los estudiantes descuidaran el ejercicio de su memoria por confiar en la palabra escrita". Continuemos con el rito: acto seguido depositaban esas bayas en un calderito o las tiraban a un manto blanco que sostenía otro druida en el suelo. Esta descripción de este ritual se la debemos al historiador Plinio Después, esas bayas tan especiales, tendrían indudables poderes curativos para el poblado, y para sus elaboraciones "mágicas". También diremos que es en esta fiesta donde los druidas pueden comer carne de cerdo y beber vino, sólo esta noche. Seguramente os preguntareis ¿y el resto del año? Para ellos no estaba prohibido pero si estaba muy "desaconsejado"; debemos recordar que los druidas eran una casta sacerdotal, y que por tanto ejercían mucho poder sobre el poblado.

Ellos eran los guías y los sabios y debían dar una imagen de serenidad y de respeto hacia los demás (al menos en mi opinión).

Alejémonos de esa fecha y vayamos unos días antes. Durante esos días antes del año nuevo, tenían lugar innumerables sacrificios animales. Además de tener un carácter religioso, tenemos que tener en cuenta una cosa: la fecha. Se acerca el invierno y hay que empezar a almacenar para hacer frente a los duros meses que vienen por delante. Estos sacrificios de animales, se hacían con el objetivo de aprovisionarse de carne y de piel para el invierno. Era su peculiar "matanza", como la que se celebra en España. Bien, una vez cometidos los sacrificios, y recogido las bayas de muérdago, volvamos a esta magnífica noche.

Por todos es sabido que esa noche está relacionada muy directamente con el mundo de los muertos. Pues bien, esta creencia estaba muy arraigada en el pueblo celta. Ellos creían que esa noche, una "puerta" se abría, y la dimensión de los vivos quedaba en comunicación con la dimensión del mundo de los muertos, al menos por unas horas.

Durante este periodo no se podía salir de la comunidad, pues en esta noche, la comunidad no se ponía en contacto con otras comunidades sino que se ponían en contacto con sus propios antepasados.Durante esas horas, se podía tocar, palpar e incluso se podía traspasar al mundo de los muertos. Por eso en todo el pueblo había hogueras. No se encendían con la intención de espantar a los malos espíritus ni nada de eso, sino que se encendían para poder guiar a los muertos en la oscuridad de la noche, para que encontrara a sus parientes y hogares, y se pudieran calentar con el calor del fuego del hogar.

Como apunte final a esta fiesta celta, mencionar una curiosa tradición: los celtas, esas noches, amontonaban las calaveras de sus muertos (y también de sus enemigos) y las pintaban. El significado de esta tradición en este pueblo no lo sé, pero que tubo repercusiones en otra culturas como la galaica. En esta cultura tenían en las encrucijadas amontonamientos de piedras (llamados milladouros) y se tenía la costumbre de depositar una piedra y pedir un deseo. Existe un milladouro en el camino de Santiago, que es famoso (además de estar cerca de Santiago de Compostela), porque posee una gran cruz de hierro.

El hecho de depositar una piedra allí es signo de que no tendrás mala fortuna durante lo que queda de viaje, por eso los peregrinos sulen llevar una piedra desde su lugar de origen, o bien la cogen antes de llegar al milladouro.

Expansión de la fiesta al nuevo mundo:

El halloween es una fiesta característica de Estados Unidos (entre otros). Ante esto, surge una necesaria y sana pregunta: si la fiesta era celta ¿cómo llega a Estados Unidos? La explicación es bastante sencilla. Si en América del Sur los principales colonizadores fueron los españoles, en América del Norte fueron principalmente los ingleses. Los colonizadores, allá donde van, dejan un rastro cultural: creencias religiosas, la lengua y las fiestas. Pues bien, cuando llegó el Mayflower a Norteamérica cargado con colonos ingleses e irlandeses, trajeron consigo todas sus tradiciones y entre estas una llamada Halloween, conocida como Noche de Brujas.

Esta fiesta se celebraba la noche del 31 de octubre, y para estas horas, las casas se adornaban con calabazas huecas con velas dentro (dibujando "terroríficos" demonios y seres malignos), y los niños iban disfrazados de esqueletos y fantasmas pidiendo de casa en casa dulces y golosinas, el famoso "trick or treat" que viene a ser trato o truco. Los niños iban a una casa y decían eso; si les daban las golosinas se marchaban a otra casa, pero, si por el contrario no se las daban, gastaban una pequeña broma a sus habitantes. (NOTA: como habréis podido observar, esas "pequeñas bromas" hoy en día ya no son tan inocentes, puesto que huevos y pintura suelen quedar estampados en la casa de más de uno...)

3 comentaris:

raul rodriguez dijo...

interesante historia

Nerim dijo...

A mi desde pequeñita me contaron que la noche del 31 de Octubre era cuando la muerte bajaba a la tierra a buscar más victimas para llevarselas y que por eso la gente acostunbraba a disfrazarse para que la muerte no las reconociera y que siempre habia que llevar caramelos y dulces para engatusar a la muerte en caso de que nos identificara. Según recuerdo esta costumbre viene de Galicia, la cuna de los Celtas y tierra de meigas por excelencia, costumbre que llego a USA y se la apropiaron poniendole un nombre anglosajón.

Estrella dijo...

Yo también escuche lo que cuenta Nerin en Galicia. Es muy completo toda la historia que nos cuentas y muy interesante, en mi tierra no se ha celebrado esta fiesta hasta hace unos años que ha tomado muchos adeptos con los más pequeños, este año iban de puerta en puerta con el famoso "trato o truco" si no tienes golosinas te piden dinero para comprarlas de lo contrario te lo ponen todo perdido de papeles confetis... a mí nunca me llamó la atención esta fiesta pero los niños parece ue se lo pasan muy bien. Finalmente estoy en casa, ya he terminado de trabajar y regreso a mi vida normal, un abrazo, Estrella.