7 abr. 2008

Apostasía

Dice El Períodico hoy que "un pequeño municipio madrileño desata la fiebre de la apostasía".

Y al parecer, la gente hace cola.

A la iglesia le gusta expulsar, por lo que tiene de ejemplarizante, por motivos suficientemente graves, como ser lesbiana. No por nimiedades como puede ser la pederastia, pero lo que no les ha gustado nunca es que nosotros, pobres desgraciaos, decidamos borrarnos de sus registros, por motu propio, eso ¡ni hablar!.

Ya conozco a varias personas que hacen gestiones en ese sentido sin conseguirlo.

Yo me casé en 1973,¡qué lejos suena!, y en aquella época era requisito imprescindible para casarte por lo civil, renunciar a la religión, es decir apostatar. Supusimos en su momento que era una medida de disuasión, pero los que tomábamos esta decisión, todavía en tiempos del "Claudillo", la considerábamos irrevocable.

Años más tarde flexibilizaron el asunto de los sacramentos. Podías casarte civilmente sin renunciar a la religión, podías bautizar a tus hijos aunque no estuvieras casado por la iglesia, incluso podías llevar a éstos a algunos colegios religiosos sin estar bautizados. Debieron pensar que se quedarían sin parroquia (nunca mejor empleada la expresión) si seguían poniéndose burros en estas cosas.

Pero como dice la canción "toíto te lo consiento menos fartarle a mi mare", hacer lo que queráis, pero apostatar ¡no!, ¡de ninguna manera! ¿Será por lo de las estadísticas?

Con esta perspectiva entiendo que en Rivas se formen colas para informarse de qué es lo que tienen que hacer para desapuntarse.

2 comentaris:

Nerim dijo...

Se ve que la iglesia no comulga con la definición de la democracia "igualdad para todos y privilegios especiales para ninguno", y además sabes que siempre han sido de aquello de.......
No hagas lo que yo, si no lo que yo predico y todos sabemos lo que predican.

Un beso

Encarnasao dijo...

me encanta como escribes y me he visto retratada en tu relato. yo tambien me case en el 73 y como tu no tenia otro remedio que por la iglesia, despues mis hijos han ido a colegios religiosos aunque alguno no esta bautisado.
como cambian los tiempos!!!!
afortunadamente a mejor.
besos, encarna.