15 sept. 2009

Una sonrisa para un día lluvioso!


LOGICA INFANTIL!!

Una pareja tenía 2 niños pequeños de 8 y 10 años de edad que eran terribles. Siempre estaban metiéndose en líos y sus padres sabían que si alguna travesura ocurría en el pueblo, sus hijos estaban seguramente involucrados.

La mamá de los niños escuchó que el cura del pueblo había tenido mucho éxito disciplinando niños, así que le pidió que hablara con sus hijos.

El cura aceptó pero pidió verlos de forma separada.
Así que la mamá envió primero al más pequeño. El sacerdote era un hombre enorme con una voz muy profunda, sentó al niño frente a él y le pregunto gravemente:

Dónde está Dios hijo?

El niño se quedó boquiabierto, pero no respondió, sólo se quedó sentado con los ojos incrédulos.

Así que el sacerdote repitió la pregunta en un tono todavía más grave:
Dooónde estaaá Dios!!!?

De nuevo el niño no contestó. Entonces el Sacerdote subió de tono su voz aún más, agitó su dedo apuntando frente a la cara del niño y gritó:
Te estoy preguntando que DOOOOOONDE ESTAAAAA DI000000SSS!!!?

El niño salió gritando despavorido del cuarto, corrió hasta su casa y se escondió en el armario. Cuando su hermano lo encontró en el armario le preguntó:

Qué te paso???

Y El hermano pequeño sin aliento le contestó:
Ahora sí que nos van a JODEEEEER y bien jodidos; estamos metidos en un tremendísimo lío.¡¡¡DIOS SE PERDIO!!! y el cura cree que
lo tenemos nosotros...!!!

5 comentaris:

CANTO EN FLOR dijo...

Ahora la nota del día sera: Dónde está Dios...

Pobres niños, no?

Pero cómo me he reído...

Abrazo y beso, Muá!

P.D. Y me sigo riendo...

Nerim dijo...

Yo también me he reido mucho, es muy bueno y bueno es reirse en este dia lluvioso, gris y afortunadamente fresco. ¿Podremos decir ya adiós a los calores?.

Un beso

Meme dijo...

No hay nada como una sonrisa para alegrar el día con este cambio tan brusco que nos ha caído encima.

Besos.

Mariaisabel dijo...

Biennnnnnn, a reir!
Eso es lo quenos hace falta.
Petonets

Julia dijo...

Qué bueno, jajaja...

Qué ocurrente el niño y qué hijo de puta el cura, jajajaja....

Un abrazo