1 nov. 2006

Día de elecciones

Hoy es un día de elecciones en Catalunya. Son comicios autonómicos. Todos los partidos han hecho su campaña, y hoy, todos los candidatos han animado a la participación. No se debería votar en contra de nadie, sino a favor del partido con el que nos sentimos identificados.

Realmente es difícil en estos momentos creer en los políticos... Bueno, yo creo en algunos, pero la experiencia demuestra que todos tenemos un precio...

De todas maneras es una fiesta democrática, tener la oportunidad de elegir a quien quieres que te represente y luego, aceptar lo que decida la mayoría.

Yo viví una parte de mi vida bajo el franquismo, y mis recuerdos de la época son realmente tristes y grises. Grises como los uniformes de la policía de entonces, y tristes por el miedo que producía en mi familia que habláramos mal del "régimen", como se conocía entonces a la dictadura. El miedo era general. Todavía hay gente mayor que no expresa en público sus anhelos políticos, por el miedo que arrastran de aquella represión.

Hoy he visto a gente de todas las edades votando en mi colegio electoral, paseando a sus perros, acompañados de niños, con alegría, con normalidad... Y todavía me emociono pensando que esto es posible desde hace relativamente poco tiempo.

A ver quién será el próximo President, la cosa estará reñida, esta noche será una gran noche para los políticos. Todos habrán ganado, siempre pasa así, "hemos perdido 40 escaños pero hemos ganado en credibilidad" ¡¡ nos ha jodido mayo con no llover a tiempo!!.

Hasta la próxima.

2 comentaris:

Nerim dijo...

Yo la epoca del "regimen", la viví desde la barrera, pero mi familia sufrió las consecuencias de ese miedo en carne propia.
No importa quien gane o quien pierda, lo que importa es que sigamos acudiendo a las urnas con toda libertad para exponer nuestra opinión, es nuestro derecho y no podemos permitir que nadie nos lo quite.

Estrella dijo...

Que importante es tener la libertad para expresar lo que uno cree o quiere. A mí el franquismo me cogió muy pequeña, sólo recuerdo el miedo que tenían de expresarse con libertad mis padres y las historias que contaban en casa sobre los fusilamientos, recuerdo poco salvo lo estrictos que eran en el colegio con los cánticos y rezos y el miedo que tenía mi abuela y mi madre el día de la muerte de Franco, recuerdo tal como si fuera hoy, la mañana de la muerte de Franco que al llegar al colegio nos enviaron de vuelta a casa por estar de luto, yo debía tener unos seis años y volví a casa cantando y diciendo que se había muerto el hombre malo, mi madre me vió llegar y practicamente me taponó la boca, obligandome a entrar en casa y enfadandose estrepitosamente conmigo. Hoy tal como ayer sigue teniendo miedo a manifestar en público su opinión y siempre tiene miedo a que le pase esto o aquello, como le ocurrió a su padre o algún familiar cercano.

Espero que gane, independientemente de su ideología política, el que trabaje más y mejor por el pueblo catalán.