28 abr. 2008

De quién son?

Discutíamos con un compañero de trabajo si los hijos eran más del padre o de la madre y él dijo:
- Mira, si yo echo un duro en una máquina y me sale un chicle, ¿de quién es el chicle, mío o de la máquina?

Bromas aparte, esto viene a colación de que el gobierno pagará las pensiones por alimentos cuando los padres (padres en masculino) sean morosos y luego reclamará a éstos.

Me parece verdaderamente inaudito cómo algunos padres se pueden olvidar de sus hijos cuando se divorcian. Se divorcian de la pareja, no de los hijos, pero esto último muchos hombres no lo tienen claro.

Cuando la separación no les conviene, caso de los maltratadores físicos y psicológicos, con lo primero que agreden es con un: ¡te quitaré a los niños!, pero en realidad no los quieren para nada, simplemente como arma arrojadiza contra la mujer, elemento de temor para que ésta se cuestione la separación.

Pero una vez tienen el régimen de visitas en vigor, es estupendo, fines de semana alternos, mitad de las vacaciones... No tienen que lidiar con los problemas de cada día, el cole, la ducha, la ropa, la comida... la cosa se resuelve con un importe al mes, que en el mejor de los casos pagan puntualmente, y en otros hay que perseguirlos hasta judicialmente.

Escuché una día en la radio a la actriz Tere del Río, madre de las hijas de Adolfo Marsillach, que contaba:
- Me amenazaba con quitarme a las niñas, y yo un día hice las maletas de las niñas y las llevé al teatro, se las dejé en el camerino sentadas en sus maletas, al cabo de tres días las volvía a tener en casa. Mi triunfo fué que no le di tiempo a organizarse y no supo qué hacer con ellas. Se acabaron a partir de ahí las amenazas.

Las madres se organizan rápido, no hay otra, y tiran para adelante con todo sin darse ni un respiro.

No generalizo, conozco a algunos padres separados, muy responsables que atienden a sus hijos y que luchan por tenerlos. Pero como decía mi abuela hay más buenos que malos, pero los malos hacen más ruído y se notan más.

Esperemos que los que no pagan, los que se han olvidado de que tuvieron hijos que comen, se visten, van al pediatra, necesitan material escolar, etc., al menos se sientan intimidados por la reclamación que les hará el gobierno y sirva para normalizar, al menos, estas situaciones.

0 comentaris: