21 may. 2009

No tengo palabras...


















Las fotos son oscuras porque las hice con el móvil a las 8 de la tarde cuando volvía a mi casa. Pero aunque sea casi de noche, se puede apreciar la gran diferencia. Se ven los edificios del otro lado de la calle. ¡El otro lado de la calle! parece el título de una película de terror.

Nuestras palmeras, las palmeras del cuartel de la guardia civil, están ahí desde... dios sabe cuanto tiempo, y estaban escondidas, pobrecicas, ahora lucirán preciosas, altas, limpias...

Mi barrio va a cambiar mucho, ojalá su gente no cambie nunca...

7 comentaris:

Tanhäuser dijo...

Barcelona se está poniendo guapa, pero creo que el precio que paga es su despersonalización. ¿Quién va a las ramblas a pasear? ¿Quién se peirde entre las callejuelas del barrio gótico? Ya no huelen igual, ni suenan del mismo modo.
Besos

Pere Nieto dijo...

Gràcies Maria per la teva actitud

Nerim dijo...

Pues a pesar de su despersonalización yo sigo yendo a las Ramblas a pasear y tambien me gusta perderme por esas callejuelas del Barrio Gótico. Es que a pesar de todos los cambios, sigo siendo una enamorada de Barcelona.

Y tu barrio MaryLou está ganando mucho, de momento ya habeís recuperado la vista de las palmeras, bueno,no solo eso, también teneís más luz y más vista ahora que ya no interfiere el mamotreto ese.

amor y libertad dijo...

si estamos bien y en paz, que todo cambie, lo que importa es la gente

Anna Mir dijo...

Maria,
ara a acabar de passar les obres i a disfrutar!
Que el barri s'ho mereix.

MaryLou dijo...

Anna,

Bé, serà dur aquest temps, però tambó ho va ser quan ho van aixecar, no? i ara al menys serà per millorar.

Anna Mir dijo...

I tant que és per millorar. Adéu formigó!!!